jueves, 10 de marzo de 2011

Guillaume, psicoloco y mago...

















Noche extraña la de hoy...mis ojos no han parado ni un segundo de mirar el reloj, y éste apenas se movía. El tiempo pasaba lento y la noche se me hacía cada vez más espesa. Eran las 22:43 cuando aquel hombre de 68 años de edad, entraba por la puerta del restaurante. Su aspecto era desgastado, sus ropas antiguas y muy oscuras, y su piel arrugada y de un color parecido a la moka. Tenía los ojos oscuros y llevaba un gran bigote similar al de Dalí.
Indicándole la mesa donde tenía que sentarse, dejé sobre ella un menú, una copa y un cubierto. El hombre parecía conocerme de algo, pues no dejaba de mirarme fijamente y de forma descarada durante el rato que estuvo sentado. Me hacía sentir incomoda y algo nerviosa, pues no estaba acostumbrada a tal situación.
Cuando por fin supo que quería cenar, me acerqué lentamente a tomarle nota y con una voz como si de ultratumba viniese, me pregunto cuál era mi nombre y porque una criatura como yo estaba en un mundo como este. Su pregunta me inquieto, me dejo helada unos segundos y sin saber muy bien que contestar le volví a preguntar que deseaba cenar. Me pidió una ensalada y una copa de vino tinto, sin apenas mirar la carta.
Seguí ocupada con otras tantas mesas un buen rato y cuando aquel hombre misterioso terminó de disfrutar su cena, alzó la mano para que me acercase. Me dirigí de nuevo a su mesa y preguntándole si deseaba algo más, me dispuse a retirarle los platos vacíos. De pronto, su mano se extendió y cogiéndome de la muñeca, me hizo soltar los platos y me dijo con una gran sonrisa pintada en la cara: "Hola me llamo Guillaume, soy psicólogo pero también mago, tengo la virtud de adivinar cosas, de conocer a las personas con solo mirarle a los ojos y tú preciosa desde que te he visto nada más entrar por esa puerta he sabido que eras una persona peligrosa, una chica fuera de lo normal, distinta a las demás. Mirándote puedo ver que 3 veces en tu vida te han hecho mucho daño, te han herido de verdad pero... ¿sabes qué? una mujer como tú, muere y renace infinitamente, tantas veces como sufres, tantas veces como vives. Eres peligrosa porque tu amor es tan grande que cualquiera no es capaz de soportarlo, hipnotizas a cualquiera con tu mirada, te desean tanto...quieren poseerte de una manera tan enfermiza, que por eso te hacen daño, por eso te hieren. Sabes preciosa, un pájaro como tú debe volar y nunca nunca dejarse enjaular"
Le miré fijamente a los ojos y resbalándose una lágrima por mi mejilla, balbuceé un bajito gracias y volví al trabajo emocionada.
Cuando aquel hombre se marchó, un compañero mi preguntó que si estaba bien, yo asentí con la cabeza que sí. Tras reflexionar un buen rato sobre lo que me había dicho, otro compañero se acercó y me dijo: "¡Vaya! has sobrevivido al viejo cuento del  loco de Guillaume. Menudo chiflado, siempre anda metiendo miedo a la gente con sus estupideces y profecías, todo el mundo sabe que anda medio loco desde que su mujer murió. Pobre hombre un día el alcohol le matará"
Le miré y esbozando una gran sonrisa le dije: "A veces hay que estar un poco loco para sentirse vivo y conocer la verdad"


Texto & Fotos By Croissant Femme




No sé si llamar a esto destino o casualidad
pero el viejo Guillaume o el loco del pueblo 
como todos le llaman...acertó conmigo.

9 comentarios:

  1. dios mio pequeña, esto es tuyo???
    es una maravilla...estoy...emocionada...
    gracias...

    ResponderEliminar
  2. me encanta esta historia, la habia oido alguna vez, pero no me cansare nunca nunca de leerla es preciosaa (: y si acerto contigo estoy encantada (: un besote

    ResponderEliminar
  3. Nuri, me ha encantado esta entrada, en serio..
    esque me lo he imaginado todo, tan bien.... que .. que me ha gustado mucho coño! jajaj

    y esas fotos... cuando quieras repetimos! ;)

    Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu (hace la vaca) uuuuack!

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, hay cosas que los cuerdos nunca llegarán a entender, te lo dice un loco ;)

    Besos certeros

    ResponderEliminar
  5. qué bonito!me he emocionado al leerlo!

    ResponderEliminar
  6. Esta histor hermosa, siento que alguna vez la leí!

    ResponderEliminar
  7. me encantó, Nuria! Y que bien la compañia de las fotos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Me encantan las fotos, especialmente la segunda me ha ayudado a meterme en el contexto de la historia, imaginar esa noche que no pasaba y ya ver el restaurante, y todo lo que has descrito... me ha gustado mucho esta parte especialmente: "una mujer como tú, muere y renace infinitamente, tantas veces como sufres, tantas veces como vives." Me ha recordado al final poema de Sylvia Plath, Lady Lazarus, uno de mis favoritos:
    "Out of the ash I rise with my red hair, and I eat men like air." ;)

    un besito grande guapa

    ResponderEliminar
  9. Hola!! Me gusta tu blog!! Voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl, por si quieres compartir algún sueño con todos los amigos de Coquette. Te espero!
    Hasta pronto =)

    ResponderEliminar